CRESTERÍO DE LAS FRONDELLAS (11-09-2015)

Travesía de los picos Frondella Central, Pico de la Frondella, Frondella Norte y Aguja Cadier desde el Refugio de Respomuso,  ascediendo a la primera de las cimas a través del Contrafuerte Ledormeur.

La cartografía oficial (SITAR) hacía años que había descatalogado al Pico Frondella SW de la categoría de tresmil (actualmente 2992 m.), por lo que ya no es necesario ir hasta él si simplemente se desea tachar la cima del listado. Ahora el tresmil más occidental pasa a ser el Frondella Central.

En el libro más reciente escrito sobre los tresmiles del Pirineo (PIRINEOS Guía de los 3.000 m de Luis Alejos, 4ª edición, Sua Edizioak, Julio 2015), ya no aparece reseñada esta cima.
Por cierto, esta última edición del libro ha modificado el número de tresmiles que pasa a ser de 217, al descartar los picos que no cumplían los requisitos para serlo, e incluyendo otros 16 que sí los cumplirían.

Además de la ascensión, iba con la idea de medir una impresionante aguja situada al SE del Frondella Central, justo a la derecha del Corredor Vallot y que el SITAR situa por encima de los 3.000 metros.
En la red hay varias fotos de su vertiente sur, pero ninguna que la mostrase de lado para poder comprobar la existencia de alguna brecha que la una a la pared y poder determinar así su prominencia.
La aguja tiene nombre, Aguja Negra. El topónimo se lo puso el montañero francés Enri Le Breton  y aparece citada por primera vez en los Carnets de Jean Arlaud Tomo II a pie de página durante el descenso en 1932 del Infierno Oriental por la Aguja Bicolor y escribe: "Aiguille bicolore est analogue à l´aiguille noire de la Frondella".

Aparece representada en el libro de Miguel Angulo "Pirineos 1000 ascensiones. Tomo II de Somport al Vignemale en un mapa a doble página, pp.184-185 con una altura de 3.010 m.

También aparece en un croquis de la Guide Ollivier de 1951, en la pag. 226. "Aig. Noire", al igual que en el libro de Jesús Rodriguez Pozo "El macizo de Balaitous" San Sebastián, Copygros, 1984, p.4.
Le agradezco a Francisco Termenón "FTer" el trabajo que se tomó para facilitarme toda la información bibliográfica.

En esta fotografía aparecen reseñadas las referencias para situar este Grand Capucin en miniatura.

















Después de pasar la noche en el Refugio de Respomuso, a las 07:00 horas comienzo a andar. La meteo no está asegurada, hay anunciada tormenta por la tarde. A ver si no me mojo como ayer durante la subida al refugio...
A las 07:20, teniendo a la vista los tridentes de la Cresta del Diablo...
















dejo el sendero que se dirige hacia el Balaitous a través de la Brecha Latour y enfilo hacia el evidente espolón rocoso de la Arista Le Bondidier. El camino está perfectamente hitado.
















El cielo comienza a colorearse detrás de la Gran Facha...
















Al igual que la Frondella SW.
















Sigo ganando altura. Ya tengo a la vista toda la vertiente sur del cresterío, así como la Comba Vallot, el pequeño valle por el que discurren las vías que suben a la vertiente sur de las Frondellas.












Por fin asoma la Aguja Negra:
















A las 08:20 paro un rato para hidratarme y estudiar el recorrido:
















Han comenzado a entrar nubes y esta va a ser la tónica de toda la travesía:
















Dejo el sendero que se dirige hacia el Corredor Vallot y comienzo a remontar el Contrafuerte Ledormeur. De momento sólo hay que andar.
















Aunque en seguida hay que comenzar a trepar. La dificultad de la vía es PD.


































Un vistazo atrás. Asoma el Embalse de Respomuso entre las nubes.












Otro momento de tregua y sólo andar:
















Otro vistazo atrás:





















Por fin llego a la altura de la Aguja Negra. Me emociono al ver que existe una pequeña brecha, aunque desde esta distancia no puedo determinar la prominencia y está claro que no va a ser mucha.  A ver si hay suerte y rebasa los diez metros necesarios...





















He dejado atrás el tramo más aéreo de la cresta:
















Me despido de la Aguja Negra. Ya veré más tarde por donde puedo bajar hasta esa brecha...


Ya sólo queda un corto paseo hasta la cima de la Frondella Central, pero antes me acercaré hasta una cota desde la cual echo un vistazo al cresterío que se dirige hacia la Frondella SW.
















Al fondo de esta bonita arista destaca la frondella más occidental.





















Algún grafitero ha denominado erróneamente a esta cota como Pico Central Frondella. Mirando atrás veo asomar al fondo el Balaitous. Una de las pocas ocasiones en las cuales lo voy a poder ver.





















En un pis-pas me acerco hasta la primera cima del día, el Frondella Central. 09:45.
















desde donde contemplo la mole del Balaitous. También veo iluminada por el sol la última cima del día, la Aguja Cadier. Va a ser la única vez en todo el día en que la voy a poder ver.
















Hago una parada larga para comer algo e ir preparando el material para bajar a la aguja.
Mientras tanto, las nubes han vuelto a hacer acto de presencia y ya no desaparecerán.
La Gran Facha y el Vignemale al fondo, luchan contra ellas:














Tras el descanso, comienzo a perder altura por la pedregosa ladera SE del Frondella Central hasta asomarme al borde de la pared. La Aguja Negra está ahí mismo:





















El terreno está roto-roto. Voy perdiendo altura poco a poco hasta comprobar que seguir bajando es jugársela demasiado, por lo que vuelvo a trepar hasta el borde y preparo un rápel con la cuerda de 60 metros que he traído. Cuesta encontrar un lugar seguro desde donde poder montar el rápel, no hay piedra que no se mueva. Al final, con tres cintas largas atadas a grandes bloques y unidas entre sí, vuelvo a bajar hasta colocarme a la altura de la cima de la aguja. Miro hacia abajo y compruebo con pena que no hay diez metros hasta la brecha, como mucho,  siete u ocho. Bajo hasta la estrecha brecha y mientras dejo el gps promediando la altura, trepo por la aguja. A diferencia de la pared por donde he bajado, la roca de la aguja es de un granito muy compacto. No subo hasta la cima, una caída me haría dar un enorme vuelo, por lo que vuelvo a bajar a la brecha y comienzo a subir autoasegurándome con un shunt. Entre bajar y subir, he perdido hora y media.
Vuelvo a subir al cresterío y llego al Pico de la Frondella. 11:50.
















A por la siguiente cima, el Frondella Norte. Debe de estar por allí:
















En este tramo hay que utilizar a menudo las manos y atravesar tramos aéreos.
12:02 Frondella Norte. La visibilidad es nula.
















Sin ver nada, el descenso hasta la Brecha Cadier es complicado. Me cuesta localizar los hitos que van señalando el itinerario, pero finalmente llego a ella. La Aguja Cadier está justo encima:
















12:45. Aguja Cadier.
















Vuelvo a bajar a la brecha y comienzo el descenso por el descompuesto corredor.
















Un vistazo arriba cuando ya llevo descendidos unos cuantos metros:
















Más abajo el corredor se encajona:





















Vistazo atrás una vez destrepado un tramo vertical:





















Otro tramo vertical que superaré destrepando por las rocas de la izquierda:





















Finalmente salgo del corredor. He tardado 45 minutos en bajar desde la cima de la Aguja Cadier.
















Han sido momentos de gran tensión, el terreno estaba muy descompuesto. Se que había alternativas que evitaban el fondo del corredor por las paredes de la Aguja Cadier, pero la niebla me impedía localizar los pasos.
Según pierdo altura la niebla se disipa y al llegar de nuevo al Refugio de Respomuso un espléndido sol me acompañará hasta llegar al Embalse de La Sarra.
















Pero antes de llegar a La Sarra, volveré a pasar -por tercera vez este año- por el fatídico lugar en el cual se tropezó Ana:


3 comentarios:

  1. Vaya dia que tuviste, una pena no poder disfrutar de las vistas. La Aguja Negra desde el corredor Walot tampoco parecia tener mucha prominencia cuando pase hace unos años y subi precismante fijandome. Estas agujas desde algunas perspectivas dan un efecto óptico que no se confirma cuando llegamos hasta ellas.
    Nos vemos pronto!
    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis.
    Pues sí, una pena lo de las vistas, pero por lo menos tampoco me mojé...
    Qué me vas a hablar de los efectos ópticos, jeje. De todas formas, es una excusa para ir de exploración.

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  3. Hola Mattin
    Un fantasma menos, buena jornada de exploración a pesar de la incertidumbre del tiempo y de la tensión de algunos momentos, pero como dices por lo menos no te mojastes.
    Nos vemos

    ResponderEliminar