PETIT VIGNEMALE (13-09-11)

Ascensión al Petit Vignemale siguiendo su vía normal desde el Refugio de las Oulettes de Gaube en compañía de mi cuñado Andrew.
Es la cuarta vez que subo a esta cima, la primera en Agosto de 1990 en solitario, mientras mi mujer me esperaba en la Hourquette d´Ossoue, en el transcurso de una travesía del túnel de Vielha al Balneario de Panticosa.
Quería subir con Andrew a una cima de la cual se llevase un bonito sabor de boca,  y enseguida pensé en esta. Hay que tener en cuenta además, que en su tierra (Perth-Australia) la cima más alta no llega a los 600 metros, con lo cual, ver estos precipicios, le impresiona.

Después de comer en Lourdes, a media tarde llegamos al parking de Pont d´Espagne. Esta vez, y para evitar que se canse desde el primer día, tomamos el telecabina-telesilla que nos subirá casi hasta el Lac de Gaube.
He pasado bastantes veces por él, tanto en verano, como en invierno, y personalmente lo considero como uno de los lagos más bonitos y fotogénicos del Pirineo. Con buen tiempo, ya sea con nieve y con el lago helado...





















como sin ella, el entorno es precioso...
































pero es cuando los turistas se han ido del lugar, el mal tiempo se apodera de las cimas y la niebla baja hasta la orilla, cuando el lago adquiere ese cariz melancólico que tanto gustaba a los veraneantes románticos de finales del siglo XIX y comienzos del XX...














y en donde es fácil que surjan leyendas como la del fantasma de Sarah Frances.
Alberto Martinez cuenta en su blog la trágica historia que ocurrió en este lago un 20 de Septiembre de 1832.
En esta foto de Eugène Trutat,fechada en Agosto de 1901 y obtenida en la fototeca del Museo de Toulousse  se observa el embarcadero y el monumento fúnebre al cual hacer referencia Alberto.
















Pero bueno, no hemos venido aquí a escuchar noticias tristes, si no para ver esto:













Después de agradable cena en compañía de dos salados granadínos y una calurosa noche en el Refugio de las Oulettes de Gaube, para las 08:20 comenzamos a andar.













Las indicaciones son claras: hasta la Hourquette d´Ossoue tenemos dos horas; intentaremos llegar antes...














No hay pérdida, estamos siguiendo la GR-10 y nuestro objetivo lo vamos a tener siempre delante.


















Asoman las Aiguilles de Chabarrou y el Pic Alphonse Meillon.








Llegamos al cruce de caminos en donde, por la izquierda, iríamos al Col d´Arraillé, desde donde podríamos bajar al Lago y Refugio d´Estom, o continuar por la derecha, hacia la Hourquette d´Ossoue.



























Vamos acercándonos al macizo.














Las Aiguilles de Chabarrou y el Pic Alphonse Meillon tienen otro aspecto...














Si ver, aunque sean los restos de un glaciar nos impresiona, imaginad lo que tiene que ser verlo una persona que nunca ha visto nevar...














Habrá que intentar subir por esta vía, la de los seracs, antes de que desaparezca...


















Ya tenemos a la vista el collado y a su derecha, la cima.














Últimos metros.














10:08 Hourquette d´Ossoue.














Refugio de Baissellance.














Cresta de la Hourquette y el Pic de la Sède al fondo, un fabuloso mirador hacia el Macizo del Vignemale.














Estamos 40 minutos descansando en el collado, pero tras dejar las mochilas en el lugar, continuamos la ascensión.













Ahí mismo está la cima. Tampoco hay dudas respecto al sendero a seguir: todas las variaciones se dirigen al mismo lugar...









El collado va quedando abajo, y al fondo asoma el Lac de Gaube.














¡Ánimo, Andrew!














Últimos metros...














11:25 Petit Vignemale












Nos dedicamos a contemplar las vistas.
La arista que se dirige hacia la Punta de Chaussenque:


















Circo de Gavarnie-Monte Perdido-Taillón, su primer tresmil...














Macizo del Neouvièlle:














Pic Long-Campbieil:














Midi d´Ossoue-Gran Facha-Frondellas-Balaitous:









Permanecemos un buen rato en la cima disfrutando del fabuloso día. Para el siguiente año que venga, ya le digo que va a tener que calzarse los crampones y subir por ese glaciar que tenemos a nuestros pies, tal y como hace este solitario montañero.














Dos días más tarde de la ascensión, me han dicho que Andrew no puede ni salir de casa de las agujetas que tiene...





CRESTERÍO DEL BACHIMALA DESDE PONT DE PRAT (07-09-11)

Ascensión non-stop desde Pont de Prat (1230 m) al cresterío comprendido entre el Pico Abeillé y la Punta del Sabre. Para acceder al primer pico, subiré desde el Refugio de la Soula a través del Col de la Hourche, situado al NE del Pico Bacherets. Tras recorrer el cresterío, descenderé al Puerto de Aigues Tortes y tras descender el Vallon d´Aygues Tortes y las Gargantas de Clarabide, regresaré de nuevo a Pont de Prat, 15 horas y media más tarde de haber salido.

Una vez en casa, compruebo que en el libro Cimas Pirenaicas de Michel Sébastien (ed. Martínez Roca-1985) tiene descrito el mismo recorrido que realicé.

A las 09:50 comienzo a andar desde la central hidroeléctica de Pont de Prat. Es tarde, la idea era haber comenzado dos horas antes, pero no ha podido ser. Aunque he salido de casa a las 05:30 horas, he tenido que parar a echar una cabezada en un área de descanso de la autopista francesa.

 














 Dejo el desvío hacia el Valle de la Pez a la derecha, y continúo en dirección al Refugio de la Soula.
















Voy siguiendo el sendero de interpretación transfronterizo, aunque no tengo tiempo para irme parando en todos los postes indicadores bilingües. Llego a la Vierge de la Santète, punto de inicio de las Gargantas de Clarabide. Veo que han colocado un largo cable a manera de pasamanos en uno de los puntos más estrechos del sendero.
















 Llego al final de las Gargantas. Dejo el sendero que desciende hacia el puente nuevo de Clarabides y que se dirige hacia el Refugio de la Soula y continuo de frente por la margen izquierda del río.
















Un vistazo atrás al comienzo de las gargantas.
















La central hidroeléctrica situada junto al Refugio de la Soula. Subo junto al torrente.
















Aunque hay rastros de sendero (¿hechos por ovejas?, no se aprecia ningún hito. Es fundamental tener un buen sentido de la orientación, y saber hacia donde nos dirigimos. Veo el sendero que se dirige hacia el Lago de Pouchergues, por donde retornaré esta noche. Al fondo, el Saint Saud y los Clarabides.
















Llego a la base del murallón que forman los Picos de la Hourche y el Bacherets. He marcado de manera aproximada el recorrido. Al no tener ninguna referencia, seguí el recorrido más sencillo para salvar los cortados.













Voy a tener que molestar a estas ovejas para subir por el corredor.
















A mitad del corredor herboso, ¡sorpresa!: un hito. Y más arriba otro. Parece que voy bien.
















De allí abajo vengo:
















Al fondo asoma el Lac Genos-Loudenvielle.
















Ya no hay duda en cuanto el recorrido a seguir.




















Hay que remontar estas empinadas laderas herbosas. Con nieve, mejor ni acercarse...






















El fondo del valle queda muy abajo.




















Llevo ya más de dos horas y media de ascensión y es hora de reponer fuerzas, que estoy cansado. Echaré un trago de Txori Gorri, a ver si me da alas...
















Se está muy a gusto sentado al sol, pero vamos para arriba, que casi ni hemos empezado...
Se adivina la situación del Col de la Houche.
















Menudas vistas: desde el Hourgade hasta los Belloc, Spijeoles, Gourdon, Gourgs Blancs, Clarabides,...










Últimos metros...
















13:40 Col de la Hourche (2321 m). Asoma el Valle de la Pez, y la cresta que va de los Culfredas al Lustou
















 Un vistazo al cresterío que voy a recorrer hasta la cima del Bacherets. Al fondo asoma el Abeillé.
















Los obstáculos se van sorteando por la izquierda.




















La dificultad de esta arista no sobrepasa el PD.



































Un descompuesto corredor...
















un último tramo de arista...
















Y llego a la cima del Bacherets (2878 m). Enfrente tengo el cresterío del Bachimala.












Asoman los macizos del Posets, Bardamina y Eristes.
















Por ahí debo de subir ahora. El recuerdo que tengo de la anterior vez que bajé por ahí era que se trataba de una roca muy descompuesta y nada segura. Ya veremos ahora como está de subida y seca.
















El Pico Bacherets queda atrás.
















Comienzo la subida.
















La verdad es que el recuerdo que tenía de la calidad de la roca no tiene nada que ver con lo que me voy encontrando. Será que localizo mejor los pasos de subida. Decido subir por un bonito diedro de roca compacta que eleva un poco la dificultad de la vía.




















El Pico Bacherets va quedando abajo:












15:35 Pico Abeillé.  Tercera vez que estoy en esta cima. Por delante, la arista a recorrer hasta el Gran Bachimala.
















Estoy casi media hora en la cima, pero hay que seguir. En primer plano destaca la cima del Pico Marcos Feliú hacia el cual me dirijo.




















El Abeillé va quedando atrás.
















Ya queda poco...
















16:22 Pico Marcos Feliú.
















Un vistazo al cresterío Picos de la Pez-Abeillé.













Macizo de las Maladetas














Estos gendarmes se bordean por la derecha.
















Mirada atrás al Pico Marcos Feliú. Se aprecia a su derecha el contrafuerte SE, por el cual subí con Jon hace once años cuando hicimos este cresterío por primera vez.
















La siguiente cima es la del Pequeño Bachimala. Un paseo desde aquí.
















16:50  Pequeño Bachimala
















Otro paseo hasta el siguiente pico, la Punta del Ibón.
















Un vistazo atrás:
















17:09 Punta del Ibón
















El terreno se complica para llegar a la Punta Ledormeur, la situada en primer lugar.
















17:38 Punta Ledormeur
















El tramo que viene a continuación es el más complicado técnicamente de todo el cresterío. Hay que atravesar un par de brechas, desde una de las cuales se podría realizar una escapatoria en caso de mal tiempo hacia el Valle de Aygues Tortes.
















Estamos en la base del Gran Bachimala. Todavía recuerdo el mal rato que pasamos en la parte final de esta ascensión: roca descompuesta y una travesía hacia la derecha muy expuesta. He leído que ya no se sube por ahí; ahora hay señalizado un itinerario que evita ese peligroso tramo ganando altura por la izquierda. A ver si lo encuentro.
















Vistazo atrás:
















Primeras trepadas...
















Enseguida localizo la variante. Esta bien señalizado con hitos. He marcado con la flecha hacia donde hay que dirigirse.




















Aunque algún tramo sigue estando roto, ya no es peligroso como lo era antes. Enhorabuena al que localizó este recorrido.
















18:05 Gran Bachimala. Un vistazo a todo el cresterío recorrido:
















Estoy contento. Han sido más de 2000 metros de desnivel positivo acumulado.














Hasta allí abajo tengo que descender...
















Pero todavía no he acabado. Debo de dirigirme ahora hacia la Punta del Sabre.









Abajo a la izquierda se aprecia entre sombras el Puerto de Aigües Tortes, hacia el cual debo de dirigirme después.
















El tramo entre estas dos cumbres, a estas alturas, es ya pesado, aunque también es el más estético del día...
















El Gran Bachimala va quedando atrás.
















Ya queda menos...
















18:43 Punta del Sabre.
















La idea es ahora descender hasta el Puerto de Aigües Tortes, tal y como hice con Jon, y bajar a la cabaña de Prat-Cazeneuve a dormir. No recuerdo el lugar por donde bajamos, o sea, que iré descendiendo por la arista en dirección al  Collado de la Señal de Viadós, hasta que vea un lugar desde donde poder perder altura.
















Localizo una repisa que se dirige en la dirección correcta.
















El terreno está muy descompuesto, pero poco a poco voy perdiendo altura.
















Teniendo claro donde queda el puerto, sólo hay que buscar el itinerario más sencillo para acceder a él.
















Y lo encuentro. Este no es el itinerario que recorrí con Jon, aquel era mucho más sencillo y seguro. La verdad es que no tengo ni idea de por donde bajamos...
















Ya no hay problema. Sólo queda atravesar este gran pedregal antes de que se haga de noche...
















De ahí arriba vengo:
















20:25 Puerto de Aigües Tortes. Últimas luces del día en el Gougs Blancs-Clarabide...














Ya sólo queda perder altura hasta el Vallon d´Aygues Tortes siguiendo la HRP.
















A las 22:00 horas llego a la cabaña de Prat-Cazeneuve. Me había dicho que si estaba libre, me quedaba. En caso de estar ocupada, continuaría ruta. Veo luces y oigo voces en su interior, por lo que ni paro. La idea era haber hecho mañana algún otro cresterío de la zona, pero se me han descosido las costuras de la bota izquierda, y no me gustaría tener mañana algún contratiempo. Además, estoy cansado.
Al descender hasta la cabecera del barranco donde se unen los torrentes de Pouchergues y Aygues Tortes, me siento junto al río a cenar. Le quedan pocos días a la luna para estar llena, pero aún así, ilumina perfectamente la zona. Tras cenar, continuo ruta hasta el Refugio de la Soula, a donde llegaré a las 00:05. Se oye un buen ambiente en el interior.
















Echo un trago de agua en el grifo que hay junto a la entrada y continuo ruta. Atravesaré las Gargantas de Clarabide, y cuando estoy descendiendo por el bosque, teniendo a la vista la central hidroeléctrica de Pont de Prat, tres pastores me adelantan. Seguramente serían los que se encontraban en el refugio.
Por fin, a la 01:24 llego al parking.
















Me cambio de ropa y sin pensármelo dos veces, cojo el coche y vuelvo a casa, a donde llegaré a las 04:30. Agotadora jornada, después de casi 24 horas sin dormir...