Cresterío Montferrat-Piton Carré (20-07-05)

Un mes más tarde de la anterior ascensión, vuelvo al macizo del Vignemale con intención de ascender al resto de tresmiles que me quedan.
La intención era el ganar el Montferrat directamente por su arista este (PD) y desde él, atravesar la llamada "Corona del Vignemale" hasta llegar al Petit Vignemale. De paso, ascendería también a las demás cimas secundarias, la Aguja de Cerbillona y las misteriosas Agujas del Clot de la Hount.
(06:50) Comienzo a andar después de haber pasado la noche en la cabaña de Millas, situada a pie de carretera de la pista que sube hasta el Embalse de Ossoue.








































Aunque no hay literas, el interior de la cabaña está muy limpio






















Así se ve el macizo del Vignemale desde la cabaña:






















El sol empieza a pegar en las cimas del macizo




















Se sigue el amplio y evidente sendero balizado como GR-10 que bordeando el embalse, llega hasta el fondo del valle. Aquí pasamos sobre un puente y comienza una subida de fuerte pendiente que alterna con alguna zona llana en la cual habrá que sortear algún torrente.

Comenzamos a ver el glaciar del Vignemale

















Y la arista por la cual debemos de trepar. En rojo el recorrido:




















Un vistazo hacia Gavarnie

















De esta forma llegaremos hasta las cuevas de Bellevue (2400 m). Si alguien quiere emular al Conde Russell y vivaquear en ellas, comentar que la primera de ellas está inutilizable por la humedad y la basura. Las otras dos están bastante bien acondicionadas con mantas de aluminio en el suelo.

Debemos de bordear la lengua del glaciar para llegar a la arista y tras dejar a la derecha la vía normal al Pique Longue,






















nos preparamos para comenzar la ascensión por la arista






















Un vistazo al Petit Vignemale y al Col des Glaciers




















Si todo sale bien, llegaré a estas cimas dentro de unas cuantas horas...




















El glaciar está realmente agrietado





















Al comienzo se trata de subir por una pedrera inestable teniendo a nuestra izquierda un cortado en el que se ve toda la subida desde el embalse,, pero según ganamos altura, la roca gana solidez, a la vez que se empina bastante. En algún momento, hay que trepar por roca bastante sólida, pero sin mucha dificultad (PD).

Cuando acaban finalmente las zonas de trepada, sólo queda por subir andando hasta la cima (3219 m) (10:05)
Una panorámica desde la cima hacia las siguientes cimas de la jornada:












Y otra hacia la zona de Gavarnie. De ahí abajo he partido










A las 10:20 horas dejo la cima del Montferrat y continúo la travesía hacia el Pico Central. Al comienzo se trata de bajar por una pedrera por la cual se pierde altura rápidamente, hasta llegar al trozo de arista horizontal que une los dos picos. A mano derecha y bajo la arista se ve un sendero que esquivaría este paso, pero al tratarse de una travesía de arista, lo lógico es atravesarlo.






















Una cordada atraviesa el glaciar...






















Se trata de una travesía horizontal por buena roca en la cual se pasa andando teniendo que poner a veces las manos por una arista muy estrecha en la cual tenemos a mano derecha el Glaciar de Ossoue, y a mano izquierda una caída de varios cientos de metros hacia el Valle de Ara. Cuando llegamos al final de esta espectácular travesía, es necesario realizar una trepada por una pared vertical...






















hasta llegar finalmente andando hasta la cima delPico Central (3235 m) (10:52)

Vista de la siguiente cima, el Cerbillona






















Y un vistazo al Valle de Bujaruelo, más de mil metros por debajo























Después de sacar varias fotos, a las 10:56 dejo la cima del Pico Central y comienzo a bajar hacia el Collado de Lady Sister por pedrera fácil. Una vez en él, la subida hacia el siguiente pico, el Cerbillona, se trata de un paseo por sendero rocoso, al cual llego a las 11:05 (3247 m)






















Lo primero que hago es asomarse para intentar localizar la Aguja SWAllí esta... 200 m por debajo mío.






















Almuerzo tranquilamente disfrutando de la vista, y buscando mil excusas para no tener que descender hasta allí abajo, sobre todo viendo el terreno tan descompuesto por el cual hay que bajar, y sobre todo subir, pero bueno, es un tresmil y los que andamos a su caza tenemos que ir a por él.

(11:15) Dejo la cima de este pico y tras esconder la mochila detrás de unas rocas (como si alguien más fuese a pasar por allí), cojo sólo la cámara de fotos, y comienzo la bajada por el corredor de piedra totalmente descompuesta que baja hasta la altura de la Aguja. Al comienzo se baja bien por el centro del corredor, por donde más suelta está la roca, deslizándose por ella. Hay un momento en el cual el corredor se empina más todavía, apareciendo varios pequeños cortes, por lo que tiro hacia la izquierda, hacia una arista de color rojizo hasta que esta también se pone muy vertical.





















Vuelvo a tirar hacia la derecha teniendo que destrepar por corredores también con roca suelta hasta llegar a una brecha situada en la base de la Aguja. De aquí sólo resta trepar una decena de metros por buena roca (AD) hasta llegar a la aérea cima (3051 m) (11:40)




























Desde la cumbre hay una vista espectácular del Valle de Ara, así como de los corredores que suben hacia el macizo del Vignemale.






















El terreno es caótico, todo está roto






















¿Y se supone que por ahí voy a tener que andar buscando las siguientes Agujas? ¿Será esa que asoma una de ellas?






















(11:50) Tras sacar varias fotos, no queda mas remedio que afrontar la subida, por lo que vuelvo a destrepar hasta la brecha, y comienzo a subir trepando por la arista de color rojizo que anteriormente me echó para atrás. La roca en general es sólida, pero llega un momento en el cual la arista desaparece y se convierte en pedriza, por lo que paso, atravesando una zona de roca muy descompuesta y agotadora, hasta la arista situada a nuestra izquierda. Aquí la roca vuelve a ser sólida y trepo cómodamente hasta llegar finalmente al lugar donde había escondido la mochila y a la cima del Cerbillona de nuevo (12:27).

En rojo el itinerario de bajada, y en azul el de subida:



























Sobra decir que todo el terreno es muy accidentado y las aristas muy aéreas, por lo que hay que estar muy decidido para afrontar esta ascensión.

Según trepaba por la arista, creo ver la que iba a ser mi siguiente ascensión: una de las Agujas del Clot de la Hount, pero cuando llegué a la cima del Cerbillona, la verdad, sabiendo que la ascensión de las dos Agujas iba a tener la misma tónica (corredores descompuestos y terreno accidentado), se me fué de la cabeza el subirlas.
Después de descansar y comer tranquilamente tras los apuros anteriores, continúo a las 12:46 con la travesía. La bajada al Collado de Cerbillona, donde hay varios círculos de piedra para montar tiendas, se hace rápido por buen camino pedregoso.
En la foto se aprecia también otras de las cuevas de Russell.



























Una vez en el Collado, me asomo al Corredor homónimo y veo un sendero que desciende tomando la dirección de las Agujas del Clot de la Hount, que no se pueden ver todavía. Me caliento y olvidando todo lo anteriormente pensado y ya una vez recuperado de la paliza, vuelvo a esconder la mochila y comienzo la bajada. Al principio la senda es fácil de seguir, pero hay un momento en el cual se pierde. El terreno es mucho mas accidentado y expuesto que la bajada anterior a la Aguja SW del Cerbillona. Tras descender unos cien metros, llega un momento en el cual hay que atravesar un corredor muy vertical de roca y tierra completamente descompuesto para llegar a una arista que baja del Clot de la Hount, y en el que una caída significa bajar hasta el Valle de Ara. Una sugerente imagen de la travesía:






















Esta travesía es muy (muy) expuesta y aunque lo intento, finalmente desisto al ver sentada junto a mi a una antigua conocida: una mujer vestida de negro con una guadaña en la mano en actitud de espera.

Al tratarse de roca esquistosa, el aseguramiento en caso de ir una cordada, sería muy complicado al estar toda la roca suelta.
Pensando que he hecho lo conveniente, vuelvo a subir con apuros hasta donde dejé al mochila y llego otra vez al collado.
Una vez en casa, leo que la bajada a las Agujas se hace desde la misma cima del Clot de la Hount, bajando por la arista W, por lo que se evitaría este paso, aunque el resto debe de tener la misma tónica.
Desde el collado comienzo la subida por la cresta.





















Este tramo es relativamente sencillo, y aunque empinado, sólo hay que poner las manos alguna vez hasta llegar finalmente a la cima delClot de la Hount (3289 m) (13:33)

Un vistazo al cresterío ya ascendido:




















Ya estamos cerca de la cumbre culminante de la jornada






















Apenas paro en la cima, y a las 13:36 comienzo la recortada arista que une esta cumbre con la mas alta de la jornada: el Pique Longue.

Este primer tramo es vertical, por lo que hay que destrepar por una chimenea a la derecha hasta llegar a la base de unas agujas muy aéreas.





















Desde aquí se ve un sendero que pierde bastante altura por la izquierda de las agujas para esquivarlas, pero al no presentar estas mucha dificultad, me decido a atravesarlas. A pesar de lo aéreas que son, la roca es muy firme, por lo que se disfruta mientras las recorres una vez por el filo de la arista y otras veces bordeándolas.

Así llego finalmente al final del corredor de la vía normal y después de unos minutos, a la cima de la Pique Longue, donde se encuentra un grupo de franceses a los cuales saludo después de no haberme cruzado con nadie durante todo el día (3298 m) (13:50).
Un vistazo atrás:





















Y abajo... Ahí habrá que bajar...






















Descanso un buen rato en la cima de la Pique Longue disfrutando de las vistas y a las 14:10 comienzo la bajada hacia el último pico de la jornada. Retrocedo hasta la salida del corredor de la vía normal y comienzo el descenso, alegrándome de que no haya nadie subiendo, ya que es inevitable el tirar piedras. En vez de bajar por el corredor, me paso un poco a la izquierda, donde la roca es mas sólida y donde con cuidado, se puede bajar sin soltar piedras. Finalmente llego al glaciar y comienzo la travesía hacia el Pitón Carré por la nieve, intentando no perder mucha altura.






















Una vez en la base del pico, y tras asomarme al Couloir de Gaube, por donde cae una auténtica cascada de agua, hay que evitar trepar por el filo de la arista, ya que se llegaría a un cortado imposible de descender, como me pasó a mi, y habría que volver a perder altura de mala manera. Hay que avanzar un poco mas por la nieve hasta llegar a un sendero que sube por roca descompuesta a veces hasta llegar a la aérea cima (3197 m) (14:35)

Aquí tampoco pierdo tiempo , y a las 14:38 tras asomarme, eso si, para ver su impresionante y vertical cara norte


























Comienzo la bajada hacia el Embalse de Ossoue.

La intención original era el haber acabado toda la cresta, pero llevando ya siete horas y media de caminata y habiendo ascendido ya los picos que quedaban, decidí que ya era suficiente.
Atravieso el glaciar siguiendo las huellas de tres franceses sin ponerme los crampones y deslizándome cuando se podía. Los franceses en vez de dirigirse hacia la derecha siguiendo la vía normal, bajan de frente, por medio del glaciar, por lo que les sigo. Continúo sin ponerme los pinchos hasta que el glaciar se empina mucho y aparece el hielo. Tras ponérmelos, continuamos bajando rectos por tramos bastante empinados y en los cuales hay que saltar por encima de alguna pequeña grieta hasta llegar a la lengua del glaciar, donde el agua ha tallado canales en el hielo por los cuales cae el agua a toda velocidad, difíciles de superar y donde hay que
buscar el paso mas fácil para superarlos.
Finalmente abandonamos el hielo y llegamos al sendero de la vía normal, un poco mas abajo de donde comencé la ascensión al Montferrat por su arista este.
Ya sólo nos queda perder altura por el amplio camino de subida hasta el Embalse de Ossoue, donde llego a las 17:20 horas, tras diez horas y media agotadoras.

Quiero hacer constar que esta travesía, tal y como la he relatado, es muy dura, tanto por el desnivel acumulado, como por el tiempo de marcha, por lo que en caso de querer hacerla desde el Embalse, habría que estar bien entrenado y llevar poquísimo peso.
La opción mas lógica es comenzar en el Refugio de Baissellance, o si no, vivaquear en alguna parte del recorrido (Grutas Bellevue, Collado de Cerbillona) aunque esto nos obligaría a llevar más peso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario